10 curiosidades sobre la estatua del Cristo Redentor de Río de Janeiro

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

No cabe duda de que una de las imágenes que más se asocia con la ciudad de Río de Janeiro es la de la monumental estatua del Cristo Redentor. La preciosa escultura Art-Decó, que está situada en la cima del morro Corcovado se ha convertido en una de las principales (sino la principal) atracciones turísticas de la ciudad y su fama a nivel mundial es tan grande que en el 2007 fue considerada una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno.

>> Consigue tu entrada sin esperas al Cristo Redentor

 
Sin embargo, a pesar de que la estatua del Cristo Redentor es famosa a nivel mundial y de que  diario es visitada por miles de personas procedentes de cientos de países diferentes, hay algunos detalles sobre su historia que no se conocen tanto. Por eso hemos querido contarte diez curiosidades que quizá no conocías.



1. El nombre original del morro del Corcovado fue Pico da Tentação(Pico de la Tentación)

En el siglo XVI los primeros conquistadores portugueses le pusieron ese nombre, en honor a la montaña donde, según la Biblia, Jesucristo fue tentado por el diablo. Un siglo más tarde el morro cambió de nombre por el de Corcovado, haciendo referencia a su forma que recuerda a una corcova o joroba (en español).




2. Llevó más de medio siglo hacer realidad la idea

La idea original de levantar una estatua de Cristo sobre la cima del morro Corcovado fue del religioso Pedro María Boss y contó con el apoyo de la princesa Isabel de Portugal. Sin embargo la idea no se retomó hasta 1921, como parte de las celebraciones por los cien años de la independencia de Brasil, iniciándose la construcción en 1926.

3. El tren que sube a la cima del Corcovado es mucho más antiguo

El tren no se creó para hacer posible la visita a la imagen del Cristo Redentor sino que fue inaugurado mucho antes, en 1884 convirtiendo al morro en uno de los principales miradores de la ciudad. De hecho fue gracias a ese tren, que las partes de la monumental escultura pudieron ser trasladadas y ensambladas en la cima.

4. La estatua no es como se diseñó originalmente

La estatua original que diseñó el artista plástico Carlos Oswal y  que ganó el concurso público, consideraba que la imagen del Cristo debía sostener una cruz en la mano izquierda y el globo terráqueo en la derecha, pero finalmente durante la ejecución de la escultura se prescindió de ambos símbolos.

Cristo Redentor City Tour

Sube a la cima del Cerro Corcovado a disfrutar de la impresionante vista panorámica que ofrece una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno con este espectacular Cristo Redentor City Tour.

 

Reservar

5. La estatua del Cristo Redentor fue construida en Francia

En el momento de su creación se pensó que Brasil no contaba con personas con la suficiente cualificación como para desarrollar semejante obra de arte. La estatua, llegó a Brasil en cientos de partes, sólo la cabeza estaba formada por 50, y fue montada en sentido inverso al que se podría esperar, es decir desde la cabeza hasta los pies.

6. Durante la construcción de la estatua del Cristo Redentor no hubo ninguna víctima mortal

Esto fue todo un logro para la época, sobre todo tomando en cuenta que se necesitaron más de 1000 toneladas de hormigón y que por la forma de la estatua, con los brazos extendidos al vacío, el trabajo de montaje y revestimiento entrañaba un gran peligros.



7. El corazón de la estatua es la única parte que tiene una forma perfecta tanto por fuera como por dentro

De hecho, en el interior del corazón hay una botella que contiene el árbol genealógico de Héctor Levi, un judío que fuera el constructor responsable de la obra y que se convirtió al catolicismo después de salvarse de morir en un grave accidente. De esta manera, el constructor simbolizó la entrega de él y su familia al Cristo Redentor.

8. La estatua del Cristo Redentor sí tiene pies

Aunque no pueden verse desde abajo, los pies descalzos del Cristo Redentor se asoman por debajo la túnica. Otra cosa que no es fácil de ver es que en la cabeza lleva una especie de corona de espinas que en realidad  hace las veces de pararrayos.

9. El brazo izquierdo del Cristo es 40 centímetros más pequeño que el brazo derecho

Esta diferencia de tamaño se debe a que los brazos fueron diseñados como la vela de un barco, y con estas medidas se consigue que la escultura pueda ser capaz de resistir vientos de hasta 150 kilómetros por hora.

10. La estatua del Cristo Redentor es completamente hueca, a excepción de las manos

En el interior de la estatua hay una estrecha escalera metálica que permite llegar a las 4 salidas que hay hacia el exterior, 2 en cada brazo y una en la parte superior de la cabeza. La entrada a la escultura está en un lateral, bajo el brazo derecho del Cristo, pero para llegar a ella primero hay que subir a la parte de arriba del pedestal donde está la capilla, curiosamente éste no tiene una subida por su interior, así que la única forma de alcanzar la entrada a la estatua es colocando por fuera una escalera de mano o un andamio que salve los 8 metros de altura del pedestal. En cualquier caso la subida a la majestuosa estatua sólo está permitida a los encargados del mantenimiento y reparación o a unos pocos afortunados, con permiso expreso de la iglesia.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Menu
×