Petrópolis, la ciudad imperial

Vista del Palacio de Rio Negro Petropolis Rio de Janeiro

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Conocida por su título de “Cidade Imperial” (ciudad Imperial) en honor al Emperador Pedro II, quien decretó su fundación oficial y fue uno de sus más asiduos visitantes, la ciudad de Petrópolis fue el destino de verano por excelencia de la nobleza y la alta sociedad durante los siglos XIX y XX y continúa siendo un destino muy atractivo que tiene mucho que ofrecer a sus visitantes.




Situada a sólo 68 kilómetros de Río de Janeiro, Petrópolis cuenta con un clima bastante más benigno durante los meses de verano. La tranquilidad de sus calles alejadas del constante ajetreo de las grandes ciudades, el peculiar estilo europeo de su centro histórico y su privilegiado enclave en la Serra dos Órgãos, dan a la ciudad un aire de elegancia donde el pasado y el presente se entrelazan, convirtiéndola en un importante atractivo turístico lleno de vida y color.

Historia de Petrópolis

Último retrato de la familia imperial en Petropolis antes del exilio Petropolis Rio de Janeiro

Último retrato de la familia imperial en Petrópolis antes del exilio

La historia de Petrópolis se inicia mucho antes de su fundación oficial, debido a que su ubicación está profundamente ligada a lo que se conoció como el Caminho Novo, un camino construido para mejorar la conexión entre Río de Janeiro y Minas Gerais, donde estaban las principales minas de oro y piedras preciosas del país y que eran embarcadas por el puerto de Río con destino a Portugal.

Fue el emperador Pedro I quien concibió el sueño de crear una gran residencia de verano que estuviera a la altura de las residencias vacacionales que la realeza acostumbraba tener en Europa. El clima suave y la exuberante vegetación de la región sedujeron al emperador desde que la visitó por primera vez en 1822, por lo que años después compró varios terrenos para levantar lo que pensó llamar el “Palacio da Concordia”. Tristemente para Pedro I, la obra nunca se realizó ya que en abril de 1831 fue obligado a abdicar y a regresar a Portugal.




A mediados del siglo XIX la estabilidad económica y política se había recuperado en el imperio brasileño y fue en ese momento cuando el Emperador Pedro II retomó el sueño de su padre. El proyecto estuvo a cargo de Paulo Barbosa da Silva, mayordomo de la Casa Imperial, y del ingeniero alemán Julio Frederico Köeler y no se limitó sólo a construir un palacio de verano sino que fue la planificación urbanística de toda una población, que incluyó la donación de tierras a colonos provenientes de varios países europeos, principalmente de Alemania.

Petrópolis se convirtió así en la residencia del emperador durante largas temporadas de verano que llegaban a durar hasta seis meses, lo que atrajo gran presencia de aristócratas, políticos, diplomáticos y ricos empresarios que construyeron hermosos palacetes, algunos de los cuales todavía pueden verse.

Petropolis conserva con esmero la herencia arquitectónica de la época imperial Rio de Janeiro

Petrópolis conserva con esmero la herencia arquitectónica de la época imperial

Con la proclamación de la República en 1889, la familia imperial fue obligada a exiliarse, pero la ciudad no perdió la importancia que había adquirido. De hecho, Petrópolis llegó a ser por ocho años la capital del Estado de Río de Janeiro durante la Revuelta de la Armada contra el gobierno del Mariscal Floriano Peixoto, que obligó a transferir a Petrópolis el gobierno en 1894.

Tour de un día a Petrópolis

Descubre la pintoresca ciudad imperial de Petrópolis que conserva el estilo y la elegancia europea de otro tiempo.

 

Reservar

La mayoría de los presidentes de Brasil eligieron Petrópolis como el lugar donde pasar el verano, lo que la transformó de “Capital del Imperio” en “Capital de la República”, contribuyendo así a mantener su ambiente culto y refinado. Surgieron elegantes hoteles y no sólo artistas y personalidades nacionales se volvieron asiduas de la ciudad sino también famosos personajes  internacionales como Orson Wells y Errol Flynn.

Aunque la ciudad imperial ha crecido en las últimas décadas, por iniciativa de los propios habitantes muchos de los inmuebles históricos han sido declarados Patrimonio Nacional y se han recuperado para contar la historia de la ciudad que un día fue refugio de emperadores.

Qué ver en Petrópolis


Museo Imperial

Entrada princialpal al Museo Imperial de Petropolis Rio de Janeiro

Entrada princialpal al Museo Imperial de Petrópolis

El elegante palacio que acoge el Museo Imperial fue la residencia de verano de la familia imperial y uno de los lugares preferidos de don Pedro II. Se trata de un precioso inmueble construido en estilo neoclásico en cuyo interior destacan los suelos de mármol de Carrara y mármol negro de Bélgica del vestíbulo y los suelos de maderas nobles como cedro, jacarandá y palo de rosa de sus elegantes salones. El edificio está rodeado por hermosos jardines que fueron diseñados por el paisajista y botánico francés Jean Baptiste Binot, según el gusto personal del propio emperador e incluyen una combinación de plantas nativas y exóticas.

Vista lateral del Museo imperial de Petropolis Rio de Janeiro

Vista lateral del Museo imperial de Petrópolis

El Museo alberga la mayor colección de objetos y documentos pertenecientes al período Imperial Brasileño, especialmente objetos que fueron propiedad del Emperador Pedro II. Entre las piezas que se pueden ver destaca la corona de oro y piedras preciosas que perteneció a Pedro II así como la corona y el cetro, también de oro, de don Pedro I, al igual que sus majestuosos trajes. El mobiliario y la decoración de la sala de música, el comedor, la sala del trono, las habitaciones y la sala de las joyas, se conservan como eran originalmente. También puede verse una importante colección de documentos históricos y fotografías que muestran los cambios urbanísticos por los que ha pasado la ciudad de Petrópolis.

Vale la pena recorrer con calma los jardines del Palacio Imperial, donde además de una estatua de don Pedro II se exhiben algunos coches de la época.

Dirección: Rua da Imperatriz, 220 – Centro (Petrópolis)
Horario: Martes a Domingos de 11:00 a 17:30
Valor de la entrada: general R$8, estudiantes y mayores de 60 años R$4, menores de 7 años gratis.
Sitio Web: www.museuimperial.gov.br

Catedral de São Pedro de Alcântara

Catedral de Sao Pedro de Alcantara Petropolis Rio de Janeiro

Iluminación nocturna de la Catedral de São Pedro de Alcântara

Se trata de la iglesia más importante de Petrópolis cuya construcción en estilo neo-gótico francés se inició en 1884, pero no fue terminada sino hasta 37 años más tarde. Lo más destacado de su fachada es su alta torre que fue terminada recién en 1969 y desde la cual puede verse todo el centro de la ciudad.

Dentro de la Catedral de São Pedro de Alcântara se encuentra el mausoleo con los restos del Emperador Pedro II y de la Emperatriz Teresa Cristina que fueron trasladados desde París en la década de 1920. Junto a ellos se encuentran enterrados la Princesa Isabel y el Conde D’Eu. Las tumbas están hechas de mármol de Carrara finamente tallado.

Llaman la atención además las enormes vidrieras que contienen imágenes religiosas y poemas escritos por Pedro II, así como las reliquias de santos procedentes de Roma, que adornan el altar mayor.

Dirección: Rua São Pedro de Alcântara, 60 – Centro (Petrópolis)
Horario: Lunes a Domingos de 08:00 a 18:00
Visitas a la torre: Martes a Sábado de 10:00 a 17:00 (prohibida la subida a menores de 10 años)
Valor de la entrada a la torre: general R$8, estudiantes R$4

Museo Casa de Santos Dumont

Museo Casa de Santos Dumont Petropolis Rio de Janeiro

Museo Casa de Santos Dumont

Esta casa-museo fue la residencia de verano del pionero de la aviación brasileña Alberto Santos Dumont y es conocida como “La Encantada”. Se trata de un peculiar inmueble que data de 1918 y fue diseñada por el propio aviador, siguiendo el estilo de los chalets franceses alpinos. Dentro de los detalles más llamativos está el hecho de que no hay separación entre los ambientes y que carece de cocina, además la forma particular de la escalera de la entrada obliga a subirla siempre empezando con el pie derecho.

Interior de la casa museo de Santos Dumont Petropolis Rio de Janeiro

Interior de la casa museo de Santos Dumont

En el interior de la casa-museo se exponen libros, objetos y mobiliario que pertenecieron a Santos Dumont, puede verse su laboratorio y el observatorio donde el aviador pasaba largas horas contemplando los astros.

El Centro Cultural 14 bis ubicado en la parte de atrás de la casa, en lo que fue la residencia de la gobernanta, presente un pequeño y entretenido documental sobre la vida de Santos Dumont.

Dirección: Rua do Encanto, 22 – Centros
Horario: Martes a Domingo de 09:00 a 17:30
Valor de la entrada: Público general R$5, estudiantes a partir de 7 años y mayores de 60 R$2,5.

Aeroplano 14 bis

Aeroplano 14 Bis Santos Dumont en la Plaza Rui Barbosa Petropolis Rio de Janeiro

Aeroplano 14 Bis en la Plaza Rui Barbosa

En la esquina de la Plaza Rui Barbosa que se encuentra con la Avenida Roberto Silveira, se puede ver una réplica a escala del famoso aeroplano 14-bis que utilizó Santos Dumont. A pesar de que la fama se la llevaron los hermanos Wright, Santos Dumont está considerado el primer hombre en despegar a bordo de un avión. Tal hazaña se realizó el 23 de octubre de 1906, Santos Dumont voló cerca de 60 metros a una altura de 2 a 3 metros del suelo con su 14-bis, en el campo de Bagatelle en París. En menos de un mes, repitió el vuelo delante de una multitud de testigos, recorriendo 220 metros a una altura de 6 metros.

El vuelo del 14-bis fue el primero verificado por el Aeroclub de Francia, de un aparato más pesado que el aire en Europa y posiblemente la primera demostración pública de un vehículo levantando vuelo por sus propios medios, sin ser impulsado. Por esta razón Santos Dumont es considerado por parte de la comunidad aeronáutica como el “Padre de la aviación” y Brasil como uno de sus héroes nacionales. En su honor uno de los dos aeropuertos de Río de Janeiro lleva su nombre.

Dirección: Praça Rui Barbosa con Avenida Roberto Silveira – Centro
Valor de la entrada: Libre

Palacio de Cristal

Palacio de Cristal Petropolis Rio de Janeiro

Palacio de Cristal

Se trata de una hermosa estructura hecha en hierro y cristal, rodeada de hermosos jardines, que fue encargada por el Conde D’Eu a una fundición francesa y que estuvo destinado a acoger las exposiciones de productos agrícolas y de aves que se hicieron tradicionales en Petrópolis.

El Palacio de Cristal tiene además un significado histórico ya que en él fueron liberados los últimos esclavos de la ciudad en abril de 1888 durante una ceremonia y posterior fiesta que contó con la presencia de la Princesa Isabel.

En la actualidad el Palacio acoge diversas exposiciones y eventos culturales.

Dirección: Rua Alfredo Pachá, s/n – Centro
Horario: Martes a Domingos de 09:00 a 18:00 horas
Valor de la entrada: libre

Palacio Amarillo

Fachada principal del Palacio Amarillo Palacio Amarelo Petropolis Rio de Janeiro

Fachada principal del Palacio Amarelo

El Palacio Amarillo (Palacio Amarelo) perteneció originalmente José Carlos Mayrink, quien fuera consejero del Emperador Pedro II. A su muerte el palacio pasó a manos del Barón de Guaraciaba y en 1894 a la Municipalidad que lo convirtió en sede de la Cámara Municipal de Petrópolis. De esa época data el gran salón con el hermoso techo de estuco realizado por los escultores Henrique Levy y José Huss.

En el interior destaca la Sala de Plenos de la Cámara Municipal, el Salón Hermogênio Silva, de estilo rococó está decorado con artesanía en madera también obra de Henrique Levy, quien además diseñó y ornamentó la nueva fachada del palacio y creó la claraboya que permite el paso de la luz natural al vestíbulo.

El Palacio Amarillo está rodeado por una hermosa zona ajardinada donde se encuentra la conocida como la “Fuente del Aguila”.

Dirección: Praça Visconde de Mauá, 89 – Centro
Horario: Diariamente de 10:00 a 17:00 horas
Valor de la entrada: libre

Cervecería Bohemia

Tanques de fermentación de la centenaria Cervecería Bohemia Petropolis Rio de Janeiro

Tanques de fermentación de la centenaria Cervecería Bohemia

Fundada en 1853 por el inmigrante alemán Herique Kremer, la Cervecería Bohemia fabricó la primera cerveza Pilsen que se produjo en Brasil, bautizada como “Ouro Líquido” por la familia Imperial, convirtiéndose desde ese momento en seña de identidad de Petrópolis.

La visita a la Cervecería Bohemia, ubicada en el corazón de la ciudad, permite conocer los procesos de fabricación de diversos tipos de cervezas, la historia de la fábrica, mitos y curiosidades relativos a este “oro líquido” y degustar algunas de sus cervezas más características así como creaciones exclusivas del maestro cervecero.

Dirección: Rua Alfredo Pachá, 166 – Centro
Horario: Miércoles a Viernes de 11:00 a 18:00 horas, Sábados y Domingos de 11:00 a 20:00 horas. La venta de entradas finaliza dos horas antes del cierre.
Sitio Web: www.bohemia.com.br
Valor de la entrada: R$27 incluida degustación de dos tipos de cerveza.

Palacio de Río Negro

Jardines del Palacio Rio Negro Petropolis Rio de Janeiro

Jardines del Palacio Rio Negro

Residencia oficial de verano de la mayoría de los presidentes de la República, el Palacio de Río Negro fue construido inicialmente por el Barón de Río Negro como su palacio de verano, poco antes de la proclamación de la República. Pocos años más tarde los herederos del Barón lo vendieron al Estado de Río de Janeiro para ser usado como residencia oficial.

Uno de los más asiduos visitantes del palacio fue el presidente Getulio Vargas que no dejó de pasar ni un solo verano en Petrópolis durante los 18 años que estuvo en el poder.

Con la transferencia de la capital del país de Río de Janeiro a la recién creada ciudad de Brasilia, la importancia del Palacio de Río Negro descendió drásticamente, siendo utilizado sólo en ocasiones cortas y puntuales.

Dirección: Avenida Koeler, 255 – Centro
Horario: Martes a Sábados de 10:00 a 17:00 horas
Valor de la entrada: Entrada libre

Casa de la Princesa Isabel

Casa de la Princesa Isabel Petropolis Rio de Janeiro

Casa de la Princesa Isabel

Construida en 1853 en estilo neoclásico y con muchas similitudes al cercano Palacio Imperial, la mansión fue residencia de la Princesa Isabel y su marido el Conde D’Eu hasta el momento de la declaración de la República. Fue en el porche de esta casa donde se hizo la conocida como “la última fotografía de la familia imperial en Brasil” a finales de 1888.

Exiliada la familia imperial, la casa se convirtió en la sede de las delegaciones diplomáticas de Francia, Chile, Bolivia, Alemania y Estados Unidos sucesivamente mientras el Palacio de Río Negro fue usado como residencia de verano de los presidentes de Brasil.

En la actualidad la casa es ocupada por una empresa privada perteneciente aún a los descendientes de la familia real y no está abierta a visitas.

Dirección: Avenida Koeler, 42 – Centro
Valor de la entrada: Acceso libre a los jardines

Casa da Ipiranga

Vista de los jardines de la Casa da Ipiranga Petropolis Rio de Janeiro

Vista de los jardines de la Casa da Ipiranga

Un hermoso inmueble construido en estilo victoriano en 1884 por José Tavares Guerra, ahijado del Barón de Mauá. El interior de la casa conserva detalles de la decoración original con lámparas francesas, espejos de cristal belga y chimeneas de mármol de Carrara, que dan cuenta del lujo y la pompa con la que vivía la alta sociedad de Petrópolis a finales del siglo XIX.

La casa está rodeada por hermosos jardines proyectados por el paisajista y botánico Auguste Glaziou, autor también de los jardines de la Quinta da Boa Vista de Río de Janeiro. A un costado, en lo que hoy es un restaurante, se puede ver la que fue la primera torre del reloj de Petrópolis.

Dirección: Avenida Ipiranga, 716 – Centro
Horario: Viernes a Domingos de 13:00 a 18:00 horas
Valor de la entrada: Público general R$8, estudiantes y mayores de 60 años R$4

Reloj de Flores

Reloj-Flores-Petropolis Rio de Janeiro

Reloj de Flores frente a la sede de la Universidad Católica de Petrópolis

Se trata de un bonito reloj formado por flores de cada estación y es el reloj de agujas más grande de todo Brasil que marca el paso de las horas acompañado por un sistema digital de música. El reloj está ubicado cerca de la Casa Santos Dumont y de la Universidad Católica de Petrópolis y se ha convertido en un importante atractivo turístico de la ciudad.

Dirección: Rua Barão do Amazonas s/n – Centro
Valor de la entrada: Entrada libre

 Trono de Nuestra Señora de Fátima

 Trono de Nuestra Señora de Fátima Petropolis Rio de Janeiro

Trono de Nuestra Señora de Fátima

El Trono de Nuestra Señora de Fátima es un santuario dedicado a la Virgen de Fátima que se encuentra sobre una de las colinas que rodean Petrópolis y desde el que se tiene una hermosa vista panorámica de la ciudad. El monumento es obra de Heitor da Silva Costa, el mismo ingeniero que llevó a cabo el Cristo Redentor del Corcovado.

La cúpula que se apoya sobre siete columnas, representando los dones del Espíritu Santo, tiene una altura de 14 metros. La imagen de la Virgen pesa 4 toneladas y mide 3,5 metros y fue esculpida en mármol blanco por el italiano Enrico Arrighini, al igual que el ángel que hay sobre la cúpula. En la parte inferior hay una pequeña capilla dónde se realizan misas.

Se puede acceder caminando, ascendiendo por un “via crucis” que parte de la Rua Frei Rógerio en las cercanías de la Iglesia Matriz Sagrado Corazón de Jesús; o en vehículo por la Rua Jornalista Paim de Carvalho.

Dirección: Rua Rua Jornalista Paim de Carvalho s/n – Centro
Horario: Todos los días de 8:00 a 17:00 h. Durante el horario de verano, de 8:00 a 18:00 h.
Valor de la entrada: Entrada libre

Iglesia Evangélica Luterana

Iglesia Evangélica Luterana Petropolis Rio de Janeiro

Iglesia Evangélica Luterana

Se trata de uno de los templos religiosos más antiguos de Petrópolis, cuya construcción se inició en 1863, aunque debido a la existencia de una ley que impedía que las iglesias no católicas tuvieran apariencia de “iglesia”, inicialmente era una sencilla casa que se distinguía sólo por tener esculpido un cáliz en su pared exterior. Con la derogación de la prohibición, a principios del siglo XX se levantó la torre y se agregaron elementos decorativos neo-góticos como los arcos ojivales y las gárgolas. El reloj y las campanas de bronce de la torre son originales.

Dirección: Avenida Ipiranga, 346 – Centro
Horario de visitas: Sólo los domingos a las 9:00 horas, durante el culto
Valor de la entrada: Entrada libre

Iglesia Matriz Sagrado Corazón de Jesús

Iglesia Matriz Sagrado Corazón de Jesús Petropolis Rio de Janeiro

Iglesia Matriz Sagrado Corazón de Jesús

La iglesia fue erigida en 1874 por iniciativa de los alemanes católicos que llegaron a Petrópolis en calidad de colonos y que querían tener su propio espacio de culto. Los franciscanos alemanes, crearon también un monasterio, una escuela para los hijos de los católicos alemanes, una imprenta que fue la que dio origen a la Editora Vozes todavía existente y una sociedad de canto para adultos.

Las misas de los domingos (10:00 a.m.) se caracterizan por la presencia de grupos corales como el Coro de los Niños Cantores de Petrópolis o el Coro de las Niñas Cantoras de Petrópolis, así como de algunos coros invitados.

Dirección: Rua Montecaseros, 95 – Centro
Horario de visitas: Diariamente de 07:00 a 19:00 horas
Valor de la entrada: Entrada libre

Monasterio de la Virgen

Monasterio de la Virgen Petropolis Rio de Janeiro

Monasterio de la Virgen

Se trata de una comunidad de monjas benedictinas procedentes de Roma instaladas en Petrópolis desde 1939. Su iglesia es moderna, sin un especial estilo arquitectónico, pero se caracteriza porque durante las misas dominicales que se celebran a las 10:30 de la mañana se puede escuchar canto gregoriano.

Para mantener el convento, las monjas elaboran chocolates, galletas y panes que pueden ser adquiridos en la portería del Monasterio.

Dirección: Avenida Ipiranga, 555 – Centro
Horario: Diariamente de 08:00 a 17:00 horas
Valor de la entrada: Entrada libre

Dónde dormir en Petrópolis

Elige tu alojamiento en Petrópolis

Alójate en un palacio o en las antiguas villas imperiales de Petrópolis y revive la elegancia del s. XIX.

Reservar

Muchos de los alojamientos en Petrópolis ocupan casas señoriales y palacetes del siglo XIX, por lo que al dormir en la ciudad es posible imaginar cómo era la vida de la corte cuando el emperador pasaba los veranos allí,

En las afueras de la ciudad también existen pousadas y hoteles-resorts ubicados en el entorno del llamado Camino Real, están ubicados en medio de una exhuberante vegetación y cuentan con piscina, spa y todas las comodidades para pasar unos días de descanso.

Cómo llegar a Petrópolis

En la estación de autobuses llamada Rodoviario Novo Río, ubicada en la Avenida Francisco Bicalho, 1 – Santo Cristo, hay que coger los autobuses de las empresas Unica y Fácil que parten hacia Petrópolis aproximadamente cada 40 minutos, desde las 05:30 de la mañana hasta la media noche. El valor del billete por trayecto es de unos R$20.




El recorrido que asciende entre las montañas cubiertas de espesa vegetación de selva tropical de la Serra dos Órgãos, es realmente sorprendente y dura aproximadamente una hora hasta el Rodoviario de Petrópolis, en las afueras de la ciudad.

Desde el Rodoviario es fácil tomar los buses locales que llevan al centro histórico en pocos minutos.

MAPA

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone


Te puede interesar…

Menu
×