senderos en río de janeiro

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Asentada entre montañas y en medio de la selva tropical urbana más grande del planeta, la ciudad de Río de Janeiro tiene la geografía perfecta para los amantes del senderismo y los deportes al aire libre.

Sin casi salir de Río, es fácil encontrar una gran variedad de recorridos –trilhas como se les conoce en portugués-, perfectas para todas las edades, cuya recompensa por el esfuerzo, es disfrutar de paisajes únicos y sorprendentemente hermosos.




La peculiar geografía de la ciudad, que no sin motivo se ha ganado el apelativo de Ciudad Maravillosa, rodeada de formaciones rocosas y abundante vegetación, la convierte en un paraíso para el senderismo, el trekking y la escalada.

Sólo en el Parque Nacional de Tijuca hay 90 senderos catalogados, además de varios pequeños caminos fáciles de recorrer, que no están registrados. Y lo mejor de todo es que muchos de ellos desembocan en hermosas cascadas donde es posible tomar un refrescante baño para recuperarse del esfuerzo, o en espectaculares miradores desde los cuales contemplar la ciudad.




Con sus 3900 hectáreas, el Parque Nacional se divide en cuatro sectores. El sector A o Floresta da Tijuca, es la zona con mayor infraestructura y donde los caminos están más marcados y en mejores condiciones.  Es el sector preferido por los amantes del senderismo y también de la escalada ya que en su interior se encuentran varias de las más importantes formaciones graníticas de Río.

Para acceder a los senderos, hay que registrarse con los guardias forestales, que son los encargados de la seguridad del parque así como de su conservación y señalización.

Senderos en Río de Janeiro

Estos son algunos de los mejores senderos en Río, que no te puedes perder. Encuentra el que más se adecué a tus gustos y forma física y ponte en marcha!

Pico da Tijuca

Se trata de la montaña más alta de la ciudad. El ascenso al Pico da Tijuca se hace en aproximadamente hora y media y el recorrido tiene una extensión de 2.800 metros. La parte final de la subida está formada por una empinada escalera tallada en la roca, que puede desanimar a algunos. Sin embargo, la recompensa para los que se atrevan a llegar a la cima es poder disfrutar del mirador más elevado de la ciudad, desde donde se tienen unas vistas impresionantes de Río de Janeiro.

El acceso al Pico da Tijuca se hace desde la localidad de Bom Retiro.

Pico Tijuca Mirim o Tijuquinha

Siguiendo el mismo sendero que lleva al Pico da Tijuca, pero tomando el desvió señalizado a la izquierda, casi al final del recorrido, se llega al Pico Tijuca Mirim o Tijuquinha. Su cima está a menos altura, que la de su “hermano mayor”,pero desde allí se tienen unas hermosas vistas panorámicas de la Zona Norte de Río.

Cachoeira das Almas (Cascada de las Almas)

Siempre dentro del Parque Nacional da Tijuca, el sendero que conduce a la Cascada de las Almas es un camino mayormente plano y apto para todos. Durante el camino se atraviesa por una zona de abundante vegetación tropical, perfecta para conocer más la flora de Río de Janeiro.

La cascada es un lugar perfecto para tomar un baño y descansar, por lo que este camino es muy popular entre los cariocas. El sendero se inicia cerca del Centro de Visitantes del Parque.

Pico do Papagaio

La ascensión al Pico do Papagaio está considerada como una subida difícil y con una alta exigencia física, así que no es para todo el mundo. El recorrido tiene una extensión de 2.300 metros y la subida toma entre hora y media y dos horas (dependiendo de cada persona) desde Bom Retiro.

El Pico do Papagaio, llamado así porque su forma recuerda al pico de un papagayo, es el segundo pico más alto del Parque da Tijuca, tiene 989 metros de altura y desde su cima se tienen hermosas  vistas de la zona oeste de Río.

La Ruta de las Grutas

Se trata de una ruta bien señalizada y apta para grandes y chicos, también dentro del Parque da Tijuca. En total el recorrido toma de 3 a 4 horas y tiene varios atractivos en un entorno natural de abundante vegetación.

A lo largo del sendero se pueden ver 4 grutas: la Gruta dos Morcegos, la Gruta Bernardo de Oliveira, la Gruta Gabriela y la Gruta Paulo e Virgínea. El camino pasa por el río Archer, una corriente de aguas limpias y tranquilas, y también por la cascada Diamantina, perfecta para tomar un relajante baño y descansar.




Esta ruta es sobre todo un sendero familiar, con buenos lugares para hacer picnic. Una excelente alternativa perfecta para pasar el día en la naturaleza, sin salir de Río

Morro de Urca

Uno de los lugares más populares en Río de Janeiro es el Morro de Urca porque su cima es la parada intermedia de los famosos bondinhos (teleféricos) que suben a lo alto del Pan de Azúcar.

Sin embargo, lo que pocos visitantes hacen es subir a lo alto de Urca caminando. Se trata de un sendero de exigencia moderada y siempre en ascenso que se tarda aproximadamente hora y media en ser completado. El recorrido se inicia en la Pista Claudio Coutinho, al costado de Playa Vermelha. Una vez caminados 300 metros, el desvío que sube al morro de Urca se encuentra a la izquierda.

Si bien el camino es de subida, con paciencia y buen calzado, puede ser hecho casi por cualquier persona. La recompensa es llegar a la cima de Urca y disfrutar de las hermosas vistas de 360 grados de su famoso mirador. Y por qué no, disfrutar de un delicioso bowl de açai para recuperar fuerzas.

Embalse de Camorim

Localizado dentro del Parque Pedra Branca, el sendero que llega al embalse de Camorim es muy popular entre los cariocas, ya que es apto para todos los que quieran disfrutar de la naturaleza sin mucho esfuerzo, incluyendo niños y ancianos.

El camino tiene una extensión de sólo 3 kilómetros y termina en el embalse de Camorim a 435 metros de altitud, que fue construido en el s.XX y que es aproximadamente la cuarta parte de grande que la Laguna Rodrigo de Freitas. No está permitido bañarse en el embalse, pero desde allí se tienen preciosas vistas del Parque Pedra Branca, del Macizo da Tijuca y de Pedra da Gávea.

El sendero de Camorim se inicia muy cerca de la entrada al parque, al final de la Estrada (carretera) de Camorim, cerca de Recreio dos Bandeirantes.

Morro dos Cabritos

El Morro dos Cabritos está en la zona oeste de Río de Janeiro, dentro del Parque Grumari. Tiene una altura de 324 metros y el sendero que llega a su cima permite tener unas vistas poco comunes de las enormes playas y áreas verdes de esa parte de la ciudad.

El trayecto de ida y vuelta tiene sólo 2 kilómetros y aunque no es difícil, en algunas zonas se necesita hacer algo de escalada (de poca altura, claro). El inicio del sendero está cerca del Mirador de Prainha.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone
Menu
×