Centro Histórico de Río

Centro historico de rio de janeiro

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

El centro histórico de Rio de Janeiro es uno de los barrios más importantes de la que se conoce con el apodo de Ciudad Maravillosa. En el centro se concentran varias de las construcciones históricas y monumentos más destacados de la ciudad, que comparten espacio con altos y modernos edificios donde tienen sus oficinas muchas de las empresas más grandes de Brasil.

El centro de Río bulle de vida y agitación durante los días laborables, cuando por sus calles transitan sin descanso miles de trabajadores, vendedores, estudiantes, turistas y otras personas que frecuentan sus bares, restaurantes, centros culturales y todo lo que la zona tiene para ofrecerles. Por el contrario, al caer la noche y durante los fines de semana, el centro histórico se transforma en un lugar silencioso, desértico, oscuro y con poco encanto, por el que pocos se animan a pasear.




Sobra decir que el nombre de centro histórico se debe a que es la zona que más edificios históricos alberga, fundamentalmente de la época de la colonia, el imperio y los primeros años de la república. El centro de Río de Janeiro fue la parte de la ciudad que primero se pobló a la llegada de los portugueses a principios de 1565, pero su geografía actual poco tiene que ver con la que se encontraron los primeros colonos. Varios de los morros, pantanos y pequeñas lagunas que originalmente ocupaban la zona han desaparecido, como es el caso del Morro del Castillo donde se levantó una de las primeras fortificaciones coloniales, y que fue demolido durante los años 30 del siglo pasado.

Palacio Imperial, corazón del Centro Historico de rio de janeiro

Palacio Imperial, corazón del Centro Histórico

Las primeras edificaciones coloniales se levantaron entre el Morro del Castillo, el de São Bento, el de la Conceicão y el de Santo Antonio, pero el mayor crecimiento y esplendor arquitectónico del centro histórico de Rio de Janeiro se produjo con la llegada de la corte portuguesa a la ciudad. Esto hizo que se construyeran muchos edificios públicos, iglesias y  elegantes casas palaciegas, todo ello teniendo como elemento central el Palacio Imperial, un monumental edificio que sigue siendo punto de referencia del barrio.

La definición del centro como un barrio financiero y comercial tuvo lugar durante la época del Imperio, cuando Brasil declaró su independencia de Portugal. En ese momento se establecieron en el centro de Río grandes bancos, tiendas y empresas, sobre todo de transporte marítimo ya que el comercio por mar se convirtió en una de las principales actividades económicas del país.

Tour Río Histórico a Pie

Explora Río a pie y descubre las fascinantes leyendas e historias que guarda el pasado de la ciudad con este paseo guiado.

 

Reservar

Pero la gran transformación del centro histórico de Rio de Janeiro se dio a principios del siglo XX gracias a la labor del prefecto Francisco Pereira Passos. Se demolieron viviendas insalubres y se abrieron calles enteras para dar paso a grandes avenidas como Mem de Sá, la Avenida Central (hoy Río Branco) y el Largo de Lapa, que facilitaran la circulación en la ciudad. Fue en este período cuando se levantaron enormes y elegantes edificios, como el Teatro Municipal, que se han convertido en símbolo de la Rio.

Qué ver en el Centro de Río de Janeiro

Un recorrido por el centro histórico de Río puede empezar en la emblemática Plaza XV (su nombre completo es Plaza XV de Noviembre) que es la gran explanada donde se encuentra el Palacio Imperial. Esta es la parte más antigua del centro y hasta esta plaza llegaba antiguamente el puerto de Rio, hecho del cual queda como testimonio el Chafariz da Pirámide, una antigua fuente de piedra construida en 1779 cuya finalidad era abastecer de agua dulce a los barcos que atracaban en el puerto de la hoy Plaza XV.

Chafariz da piramide Centro historico de rio de janeiro

Chafariz da Pirámide

Otro de los edificios más importantes es la iglesia de Nossa Senhora do Carmo da Antiga Sé (iglesia del Carmen) que sirvió de capilla real al rey de Portugal mientras vivió en Rio de Janerio y que hizo las veces de catedral hasta que en 1976 se terminó de construir la actual Catedral Metropolitana.

Entre las avenidas más destacadas del centro histórico está la Rua Primeiro de Março, donde además de varias iglesias se encuentra el Palacio Tiradentes, un majestuoso edificio de estilo neoclásico que fue sede del Congreso Nacional mientras Rio de Janeiro fue la capital del país.

Una zona ideal para comer o tomar algo es la Rua do Mercado y las aledañas Rua do Ouvidor, Rua do Rosário y Travessa do Comércio. Se trata de pintorescas callecitas que aún conservan varias de las casas coloniales que dieron esplendor al centro histórico y en las que se han abierto modernos y tradicionales restaurantes que han convertido a esa zona en uno de los lugares con más animación del centro, especialmente al medio día.

Antiguas casonas señoriales centro historico rio de janeiro

Antiguas casonas en la Rua do Mercado

Otra de las plazas con mucha animación en el centro de Rio, en este caso tanto de día como de noche, es la plaza Cinelandia, donde está la parada de metro del mismo nombre. Esta plaza fue creada a inicios del siglo XX junto con la avenida Rio Branco y en su entorno se encuentran los imponentes edificios del Teatro Municipal, la Biblioteca Nacional y el Museo Nacional de Bellas Artes. Alrededor de la plaza Cinelandia hay varios restaurantes cuyas terrazas bullen de vida al caer la tarde y que son excelentes para tomar una cerveza fría y probar algunos de los tradicionales petiscos.

La Avenida Rio Branco une la plaza Cinelandia con la remodelada plaza Maua, al lado del puerto, y a lo largo de esta ancha arteria se distribuye un importante número de tiendas, restaurantes, galerías comerciales y edificios de oficinas. Esta zona es el corazón del nuevo Puerto Maravilla, cuya joya es el futurista Museo del Mañana.



El Centro de Rio de Janeiro, es posiblemente uno de los que más transformaciones ha sufrido desde su fundación. En la actualidad, entre sus calles conviven una gran variedad de estilos arquitectónicos, edificios monumentales, antiguos palacios y palacetes, iglesias, antiguas casonas señoriales, tiendas de lujo y construcciones sin demasiado encanto levantadas con prisas durante la época del desarrollismo. En cualquier caso, una visita a esta parte de la ciudad es imprescindible para entender la historia de Rio de Janeiro y apreciar realmente ese crisol de culturas que es una de las señas de identidad más importantes de los cariocas.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Te puede interesar…

Menu
×