PUBLICIDAD


vista del cristo del corcovado desde el barrio de Laranjeiras rio de janeiro

Ubicado en el límite de la zona Sur de Río de Janeiro y oculto entre los barrios de Flamengo, Catete, Botafogo y el famoso Santa Teresa, el pequeño y residencial barrio de Laranjeiras es un lugar con mucho encanto e historia, que suele pasar desapercibido para la mayoría de quienes visitan la apodada como la Ciudad Maravillosa.

Existente ya desde el siglo XVII, Laranjeiras nació como una zona preeminentemente agrícola, lo que es fácil de deducir casi por el nombre mismo del barrio, “laranjeira” en español significa árbol de naranjas o naranjo, y por supuesto fue bautizado así porque en la zona abundaban estos árboles frutales.

PUBLICIDAD

Más adelante, en Laranjeiras se levantaron hermosas casonas señoriales pertenecientes a los más altos miembros de la nobleza, entre los que se cuenta hasta a una princesa. Con el correr de los años y a pesar de los cambios en el poder, este encantador barrio siguió conservando su importancia y albergó las residencias de los jefes del gobierno mientras Río de Janeiro fue la capital de Brasil y todavía se encuentra aquí la sede de gobierno del Estado de Río de Janeiro.

Pequeño y fácil de recorrer, aunque no es uno de los barrios más turísticos de Río, dar un paseo por entre sus calles permite ver algunos lugares que siguen siendo muy importantes para la ciudad.

Palacio Guanabara

Palacio Guanabara Laranjeiras Rio de Janeiro

Lugar de residencia de la clase alta de Río, durante el siglo XIX el barrio de Laranjeiras acogió a dos de sus habitantes más ilustres, la Princesa Isabel, hija del último emperador de Brasil don Pedro II, y su esposo Gastón de Orleans, Conde d’Eu, que ocuparon lo que hoy se conoce como el Palacio Guanabara, entre los años 1865 y 1889.

El palacete original estaba en los terrenos de la antigua Chácara do Rozo y fue construido por el portugués José Machado Coelho como su residencia particular en 1853. Pocos años más tarde, en 1860, el gobierno imperial adquirió la propiedad, reformándola para transformarla en la residencia de la princesa y el conde.

En esa época, el acceso principal al palacio, que se empezó a conocer como el Paço Isabel, estaba por la calle Paissandu por lo que ésta fue mandada a decorar por la princesa con un centenar de palmeras imperiales, similares a las que se pueden ver en el Jardín Botánico.

Llegada la República, el gobierno militar confiscó el Palacio Guanabara, transfiriendo la propiedad al Gobierno Federal. Desde ese momento, el hermoso palacio ha cumplido varias funciones diferentes, siendo residencia oficial de varios presidentes del país, sede de la Prefectura del Distrito Federal y actualmente acoge las dependencias oficiales del gobierno del Estado de Río de Janeiro.

El Palacio Guanabara ha pasado por varias obras de restauración, la última terminó a principios de la segunda década del siglo XXI e incluyó una gran obra de mejora en sus jardines. A día de hoy, a pesar de que no aparece todavía en las rutas más turísticas de Río de Janeiro, es posible visitar este hermoso palacio de estilo neo-clásico, que guarda entre sus muros gran parte de la historia de Río y de Brasil en general. Los interesados pueden agendar la visita guiada, accediendo a la página web del gobierno: www.visitaguiada.casacivil.rj.gov.br/VisitaGuiada

Palacio Laranjeiras

palacio laranjeiras rio de janeiro

Otro de los más importantes y hermosos palacios que alberga este encantador barrio es el Palacio Laranjeiras, construido durante los primeros años del siglo XIX como residencia particular de la familia Guinle, en el lugar que previamente había ocupado el palacete del aristócrata portugués Sebastião Pinho.

Pocos años después, en 1940 el Palacio Laranjeiras fue comprado por el gobierno federal y se convirtió en diferentes momentos en residencia oficial de los presidentes de Brasil y en lugar de hospedaje para personalidades ilustres y jefes de estado de visita en el país. Entre algunos de sus huéspedes más destacados estuvieron por ejemplo los presidentes Charles de Gaulle, de Francia y Harry Truman, de los Estados Unidos y el Papa Juan Pablo II.

Cuando en 1960 Río de Janeiro perdió la capitalidad del país, que fue movida a la recién construida Brasilia, el Palacio Laranjeiras pasó al poder del gobierno estatal convirtiéndose en residencia de los gobernadores del estado, residencia del presidente del gobierno durante sus visitas a Río de Janeiro y en sede de recepciones diplomáticas.

En el 2001 se concluyó una de las más grandes obras de restauración del Palacio Laranjeiras, no sólo de su arquitectura sino de las obras de arte que alberga y se abrió a las visitas del público. Lamentablemente en la actualidad se ha vuelto a cerrar al público.

Los enormes jardines que un día formaron parte de la propiedad del Palacio Laranjeiras son hoy conocidos como el Parque Guinle y están abiertos al público.

Parque Guinle

parque-guinle laranjeiras rio de janeiro

Otra de las joyas del barrio de Laranjeiras es el Parque Guinle, un terreno de casi 25.000 metros cuadrados que en su día fueron los jardines del Palacio Laranjeiras.

El parque tiene forma de anfiteatro y desde su interior pueden verse tres bloques de edificios de estilo modernista que fueron proyectados en 1948 por el arquitecto Lucio Costa (famoso por ser el autor del proyecto urbanístico de Brasilia) y que fueron pensados para ser residencia de la élite carioca. El famoso paisajista Burle Marx participó del diseño de los jardines, que cuentan con un lago artificial, alamedas, zonas de césped, fuentes y un área con juegos infantiles y estaciones de ejercicios.

Una de las particularidades del parque Guinle y que lo hacen perfecto para pasar un rato de descanso y tranquilidad, es que al estar contiguo a la residencia del gobernador, dispone de varios efectivos policiales que garantizan la seguridad en su interior, convirtiéndolo en una de las áreas verdes más vigilada de Río.

Mercado São José das Artes Río de Janeiro

Pero además de los palacios y el parque, el barrio de Laranjeiras alberga otros atractivos que le dan un encanto particular y que encierran mucho de la esencia cultural de Río de Janeiro, como por ejemplo el famoso Mercado São José das Artes (San José de las Artes) un lugar donde se dan cita el arte, la buena música y la buena comida. O la plaza de San Salvador, corazón del barrio donde cada noche se reúnen decenas de cariocas para disfrutar de la vida al aire libre, tomar una cerveza bien fría durante las noches de calor o escuchar choro en pequeños conciertos gratuitos dominicales.

El fútbol también tiene lugar destacado en la historia de Laranjeiras, ya que fue precisamente en una de sus aristocráticas residencias donde se fundó en 1902 el famoso Fluminense Fútbol Club. Años más tarde se construyó aquí el primer estadio propio del equipo que aún se usa como sede alternativa (el Fluminense usa en la mayoría de los encuentros el Estadio Maracaná como estadio local) el Estadio Manuel Schwartz, conocido popularmente como Estadio das Laranjeiras, que tiene capacidad para 8.000 espectadores.

Otra de las razones para dar un paseo por el barrio de Laranjeiras, además de conocer lo que fue una de las zonas más elegantes y adineradas de Río, disfrutar de la buena comida y la buena música en vivo o ver uno de los lugares más importantes en la historia del fútbol de la ciudad, es que el barrio está a pasos de uno de los puntos turísticos más importantes de Río de Janeiro, el Cristo Redentor del Corcovado ya que Laranjeiras limita con el pequeño barrio de Cosme Velho donde se encuentra la estación del pequeño tren que sube al monumento más icónico de la ciudad y muy cerca también del interesante Museo de Arte Naif.

Alojamiento en Laranjeiras

Y para los que prefieran no sólo visitar Laranjeiras sino alojarse entre sus encantadoras calles, en la actualidad existen algunos alojamientos (pequeños hostales y especialmente apartamentos) perfectos para pasar unos días a precios más convenientes que en los barrios más turísticos de Río como Ipanema o Copacabana y en contacto con la verdadera esencia carioca.

Elige tu alojamiento en Laranjeiras

×