PUBLICIDAD


etnias la pintura mural más grande del mundo

Definitivamente Río de Janeiro es una ciudad acostumbrada a batir records. El estadio Maracaná, también conocido como el “Templo del Fútlbol”, por años ostentó el record de ser el estadio con mayor capacidad del planeta; el Arbol Flotante de Navidad que se coloca cada año sobre la Laguna Rodrigo de Freitas tiene también el record de ser el más grande en su género y ahora también el hermoso mural titulado “Etnias” se ha consagrado como el mural más grande del mundo.

Obra del artista brasileño Eduardo Kobra, este impresionante mural situado en el Boulevard Olímpico, en la zona portuaria del centro de Río, tiene un tamaño asombroso, 3 mil metros cuadrados que desde el primer momento se han convertido en una de las mayores atracciones de la zona. Nadie puede resistirse a hacerse un selfi con una o todas sus hermosas imágenes.

PUBLICIDAD

La idea de Kobra fue representar el espíritu integrador de los Juegos Olímpicos donde se reúnen países de los cinco continentes, pero quiso hacerlo a través de sus pueblos indígenas más representativos. Pretende además, convertirse en un mensaje de paz y unidad, especialmente en estos momentos en que la división y el conflicto parecen apoderarse de la humanidad. De ahí el nombre del mural “Etnias” o «Todos somos Uno». En esta enorme obra, Kobra ha pintado cinco hermosos rostros humanos, cada uno con características propias de su tribu o pueblo indígena y es fácil reconocer a qué continente representa cada uno.

Los Mulsi de Etiopía (Africa), los Karen de Tahilandia (Asia), los Tapajós de Brasil (América), los Chukchis de Siberia (Europa) y los Hulis de Nueva Guinea (Oceanía) han sido las etnias elegidas por el artista. Los colores y la composición usada en el diseño de cada rostro son sorprendentes y maravillosos. Los rostros casi parecen tener volumen y movimiento, pero si hay algo que verdaderamente impresiona es la mirada de cada uno.

mural más grande del mundo rio de janeiro

Un rostro que impresiona – Foto: Fernanda Rouvenat/G1

Esta obra está enmarcada dentro del gran proyecto de recuperación de la zona portuaria de Río que incluye, entre otras cosas, el futurista Museo del Mañana, los modernos tranvías destinados a desahogar el tráfico vehicular del centro histórico y la revitalización de la centenaria Plaza Mauá y sus alrededores.

Al igual que las demás obras, el mural está pensado para quedar como un legado para la ciudad, sin que se limite a los Juegos Olímpicos. Los trabajos han tardado 2 meses en ver la luz ya que primero hubo que arreglar la pared en la que se iba a pintar, en ese trabajo de preparación se ha ocupado prácticamente la mitad del tiempo, según cuenta el artista en una entrevista para Globo. Una vez que los agujeros de la pared fueron cubiertos y toda se había pintado de blanco, Kobra tardó 30 días en plasmar su magnífico diseño.

Río de Janeiro tiene una larga tradición de Arte Urbano o Street Art y de hecho, desde 2009, está permitido por ley siempre que se disponga de la autorización del propietario de la pared donde se va a pintar. Una interesante muestra de estos murales callejeros se puede ver recorriendo las calles del barrio de Santa Teresa, un lugar lleno de tradición e historia a lo que contribuye este tipo de arte.

“Etnias” no es el primer gran mural que Eduardo Kobra tiene la oportunidad de crear en Río de Janeiro, el primero está en Macaé y tiene 2.200 metros cuadrados. Pero este nuevo proyecto ha superado a todas las obras ya existentes en la ciudad. Y para que no quede duda de que se trata de un mural de record, representantes del famoso Libro de Records Guinness ya han estado haciendo las mediciones correspondientes y para certificar si “Etnias” se ha ganado el derecho de afirmar que es la pintura mural más grande del mundo. De ser así, Río sumará una razón más a las muchas ya existentes que le han valido el título de Ciudad Maravillosa.

×