¡No te vayas de Río sin hacer esto o te arrepentirás!

No te vayas de Río sin hacer esto o te arrepentirás

Seguro que ya tienes claro cuáles son los principales monumentos de Río de Janeiro y los habrás incluido en tu itinerario. Eso es perfecto, pero Río es más que el Pan de Azúcar, el Cristo Redentor o el Estadio Maracaná.

Hay muchas otras cosas, pequeñas cosas,  que harán que te enamores de Río, así que no puedes dejar de hacerlas, de lo contrario te arrepentirás y mucho. Te proponemos cosas simples y cotidianas pero que van más allá de los tradicionales recorridos turísticos y que están pensadas exclusivamente para que disfrutes al máximo.

PUBLICIDAD

No te vayas de Río sin…

Probar distintos tipos de caipirinhas en la Academia de la cachaza

No te vayas de Río sin probar la caipirinhanwww.tbfoto.com.brHYATT - SP/SP - 13/05/2011Foto: Tadeu BrunelliATENÇÃO: Toda foto deve ser publicada com o crédito do autor, de acordo com a Lei Nº 9.610 de 19/02/1998.
Foto: Tadeu Brunelli

Ya te hemos contado en infinidad de ocasiones que la cachaza es el aguardiente de caña originario de Brasil y que incluso nació en el Estado de Río de Janeiro, en Paraty. Aunque se usa para preparar varios tipos de cocteles, la estrella es sin lugar a dudas la caipirinha y no puedes dejar de probarla.

La Academia de la Cachaza, está en Leblón (Rua Conde Bernadotte, 26) y ofrece una interesante variedad de caipirinhas además de la tradicional con limón, por ejemplo de maracuyá, de piña, de kiwi, de fresa o de otras frutas de estación. La calidad de sus caipirinhas es excelente y los precios bastante buenos, así que es uno de los mejores lugares para probar muchas variedades. Eso sí, ten cuidado porque puedes aficionarte!

Pasar una noche inolvidable con las rodas de samba de Pedra do Sal

no te vayas de Río sin ver una Roda do samba en Pedra do Sal

La samba es otra de las señas de identidad de la cultura carioca, no sólo porque se originó en el centro mismo de Río, sino porque es desde hace mucho tiempo la música de su famoso Carnaval.

No puedes irte de  Río sin ver de cerca lo que son sus famosas rodas de samba. Una visita a Pedra do Sal te permitirá sentir realmente lo que la samba significa para los cariocas, que no necesitan nada especial para ponerse a tocar música y a bailar. Estas fantásticas rodas (ruedas) se realizan en al aire libre y están abiertas a todos los que quieran ir a pasarlo bien, así que ya sabes.

Disfrutar de una maravillosa puesta de sol desde la piedra de Arpoador

no te vayas de río sin ver una puesta de sol en Arpoador

Repetirte que el enclave geográfico donde está la ciudad de Río de Janeiro es único no hace falta, en especial si puedes comprobarlo con tus propios ojos. Kilómetros de playas preciosas, cerros cubiertos de vegetación y selva tropical en medio de la ciudad, crean un espectáculo maravilloso. Y en medio de ese entorno, las puestas de sol son momentos imperdibles.

No te puedes ir de Río sin ir por lo menos una vez a ver la puesta de sol desde Arpoador. Elige un lugar (alto de preferencia) en esa enorme roca, ponte cómodo y disponte a maravillarte con la imagen del sol ocultándose tras las montañas y tiñendo todo el paisaje de hermosos colores dorados.

Tomar un chope gelado en el bar Urca

no te vayas de Río sin tomar un chope gelado en el bar Urca

El chope gelado es sin duda una de las bebidas estrellas en Río de Janeiro. La cerveza increíblemente fría que saben servir los cariocas en todas partes, es una delicia.

Pero si quieres saborear el ambiente más auténtico y de paso ver Río desde un lugar que pocos visitantes se dan tiempo de conocer, entonces tómate ese chope en el bar Urca. Allí, sentado sobre el muro que da al mar (no hay mesas), mejor al caer la tarde, en medio de la tranquilidad de un barrio tradicional y nada estresado, descubrirás que en Río una cerveza fría es mucho más que una bebida.

Subir caminando hasta el morro de Urca

No te vayas de Río sin subir caminando hasta el morro de Urca

Puede que pienses que lo tuyo no es hacer ejercicio y que subir al morro de Urca (paso intermedio antes de subir al Pan de Azúcar) sería muy agotador para ti, pero nada más lejos de la realidad.

El camino empieza en la pista Claudio Coutinho en la parte izquierda de la playa Vermelha y a unos 300 metros está el desvió que sube a Urca (indica Trilha da Urca). La subida es algo empinada pero no es difícil ni demasiado larga y en el camino tendrás la posibilidad de sentirte cual Tarzán en medio de la selva, los pequeños monos tití que hay en el camino contribuirán a esa sensación.

Una recomendación: la pista Claudio Coutinho es totalmente plana y es un recorrido que también vale la pena, si llegas hasta el final tendrás unas vistas preciosas, con el mar rompiendo contra las rocas. No muchos turistas se dan el tiempo de conocer este rincón.

Recuperar fuerzas con un delicioso batido de açai

no te vayas de río sin Recuperar fuerzas con un delicioso batido de açai

Aunque puedes tomarlo en muchos lugares en Río, aprovecha que has subido a Urca caminando y recompénsate con un batido de açaí. No sólo es bueno para recuperar energías sino que está muy rico.

Se trata del fruto de una palmera amazónica, con la que se preparan batidos y zumos (jugos) de un intesísimo color morado y que se acompañan generalmente de trozos de otras frutas y cereales. Nada más reconfortarte que sentarte en la enorme terraza del morro de Urca, con un gran cuenco de açai en las manos y disfrutar relajadamente de las vistas de la Ciudad Maravillosa.

Desayunar en la confitería Colombo del Fuerte de Copacabana

no te vayas de río sin Desayunar en la confitería Colombo

Una costumbre muy carioca de fin de semana es desayunar en las terrazas del Fuerte de Copacabana. Hay dos cafeterías en el interior del fuerte, una es el Café 18 do Fuerte y la otra una sucursal de la centenaria Confitería Colombo.

No te vayas de Río sin tomarte uno de sus completos y famosos desayunos que son más bien un completo brunch, especialmente los domingos. Además de comer rico te sentirás como un auténtico carioca.

Comer unos bolinhos de bacalau en Adega Flor de Coimbra

no te vayas de Río sin Comer unos bolinhos de bacalau

Los bolinhos de bacalhau son uno de los platos más tradicionales de la cocina portuguesa y como es de suponer, siguen muy arraigados en el gusto de los habitantes de Río de Janeiro.

Un excelente lugar para probarlos es la Adega Flor de Coimbra ubicado en el barrio de Lapa. La encontrarás muy fácil porque está prácticamente a los pies de la escalera de Selarón (un lugar que seguro está en tu lista de imperdibles, como debe de ser). Acompaña los bolinhos (croquetas de bacalao) con una cerveza bien fría y si te animas a probar más cosas ten presente que las raciones que sirven son bastante generosas.

Hacerte una foto con el mural más grande del mundo

no te vayas de Río sin hacerte una foto con el mural más grande del mundo

Seguro que desde que llegaste a Río de Janeiro no has dejado de hacerte fotos. La ciudad tiene tantos lugares hermosos que querrás fotografiarlos todos. Uno de los más nuevos puntos de atracción está en la renovada zona del puerto de Río, que con motivo de las olimpiadas se ha modernizado y ha cambiado muchísimo.

Justo allí, en el boulevard olímpico está el mural que aspira a ganar el título de ser el más grande del mundo. Con el nombre de Etnias, ha sido pintado para simbolizar la unión entre los pueblos del mundo, que han sido representados por algunas de sus tribus originarias. Verlo de cerca te sorprenderá, porque las imágenes parece tener vida, así que no te vayas de Río sin hacerte una (o muchas) fotos con esta impresionante obra de arte.