Reveillon, la Fiesta de Año Nuevo

Fuegos artificiales en Copacabana durante el Reveillon Rio de Janeiro Año nuevo

El acontecimiento anual más importante en Río de Janeiro después de su mundialmente conocido carnaval, es el Reveillon. Se trata de una multitudinaria fiesta de Noche Vieja que se organiza en la playa de Copacabana a la que acuden alrededor de dos millones de personas para dar la bienvenida al Año Nuevo.

El principal atractivo del Reveillon es su grandiosa quema de fuegos artificiales, alrededor de 25 mil toneladas de productos pirotécnicos son colocados en balsas a unos metros de la costa y producen un espectáculo maravilloso de luz y color. Pocas celebraciones de Año Nuevo en el mundo, se comparan con la que tiene lugar en la playa de Copacabana.

PUBLICIDAD

La, ahora tradicional, fiesta del Reveillon se originó en la década de 1980 como un reclamo turístico y en la actualidad se ha convertido en una gran atracción que convoca a miles de brasileños y extranjeros que no quieren perderse tan grandioso espectáculo. Los mejores lugares para disfrutarlo son sin duda las arenas de la playa de Copacabana (aunque hay que ir con tiempo suficiente para poder coger un buen sitio) y los balcones y ventanas de casas y hoteles que se encuentran en la Avenida Atlántica. En todos los hoteles de la orla (paseo) marítima se organizan fiestas de Año Nuevo que incluyen privilegiadas localizaciones para disfrutar de los fuegos artificiales de la playa.

Pasada la media noche y terminado el espectáculo de luces que suele durar aproximadamente veinte minutos, la fiesta continúa con los múltiples conciertos de música organizados en la misma playa. Los escenarios de las arenas de Copacabana han recibido a famosos cantantes y bandas nacionales e internacionales a lo largo de los más de 30 años en que se viene celebrando el Reveillon, entre ellos destacan los brasileños Carlinhos Brown, Chico Buarque y Caetano Veloso y el británico Rod Stewart.

Entre los principales ritos y tradiciones de la fiesta de Año Nuevo o Reveillon en Río de Janeiro para atraer la buena suerte, está la de vestirse de blanco, arrojar flores al mar e incluso entrar al mar para saltar tres olas consecutivas. Algunos se visten de blanco también por motivos religiosos como los seguidores de la religión afro-brasileña de lemanjá, quienes practicas sus rituales al borde del agua.

PUBLICIDAD

Te puede interesar…