PUBLICIDAD


Brasil es un país enorme, con miles de kilómetros de costa y decenas de puertos en ciudades perfectas para pasar unos días de vacaciones y descanso.

Los lugares más bonitos del país se pueden visitar en barco y llegar a Río de Janeiro en crucero es una experiencia inolvidable, siempre lo ha sido pero más ahora que el puerto se ha renovado y el futurista Museo del Mañana da la bienvenida a los navegantes, como si fuera una enorme flor blanca que flota en la bahía de Guanabara.

PUBLICIDAD

Durante el verano en el hemisferio sur (de diciembre a abril) varios barcos navegan por la costa brasileña, arribando no sólo al puerto de la ciudad de Río de Janeiro sino también a maravillosos paraísos de sol y playa como Búzios, Isla Grande, Angra dos Reis y Cabo Frio, y a muchos otros lugares fuera del Estado de Río como, Santos e Isla Bella, Ilheús y Salvador de Bahía, Recife, Maceió, Porto Belo y Fortaleza.

Río de Janeiro es el destino más demandado por quienes hacen un viaje en crucero por las costas brasileñas. Nadie se quiere perder sus grandes atractivos como el Pan de Azúcar, el Cristo Redentor del Corcovado o sus famosas playas de Ipanema y Copacabana. Pero además de Río hay otras maravillas que pueden conocer aquellos que visiten Brasil en crucero.

Salvador, tierra de la felicidad y capital del estado de Bahía, también es Patrimonio Cultural de la Humanidad con monumentos históricos de los siglos XVII y XIX. Además de sus bellezas naturales, la ciudad es famosa por su influencia africana en la música y gastronomía local.




Santos, una ciudad histórica que se encuentra entre las más antiguas de Brasil y se sitúa a sólo 70 km de la capital, São Paulo. La ciudad, conocida por su café, forma parte de las principales rutas de cruceros marítimos por albergar el puerto más grande de América Latina.

Búzios, ubicado en el este del Estado de Río de Janeiro, es una península con numerosas playas, boutiques, bares, restaurantes y muchas opciones de deportes náuticos, principalmente el surf.

Recife, dividida por los ríos Capibaribe y Beberibe, con sus decenas de puentes, cuenta con un paisaje montañoso, manglares, arrecifes de coral y hermosas playas, además de ser famosa, asimismo por su casco histórico.

Illha Bela (Isla Bella), localizada en la costa entre São Paulo y Río de Janeiro, tiene 340 kilómetros cuadrados. Se ha convertido en un destino turístico por sus decenas de cascadas, lugares increíbles y únicos para la práctica de buceo, hermosas playas y una naturaleza tropical.

Llegar a Río de Janeiro en crucero durante el Reveillon, su famosa Fiesta de Año Nuevo, es una experiencia única. Los famosos fuegos artificiales de la playa de Copacabana con que la ciudad da  la bienvenida al nuevo año, son un espectáculo único en el mundo. Los cruceros que atracan el 31 de Diciembre en Río ofrecen la posibilidad de disfrutar de esta fiesta desde la comodidad de sus cubiertas.




La época del Carnaval es otro de los momentos más esperados por los visitantes que viajan en crucero a Río. Muchos de los itinerarios paran una o dos noches en la Ciudad Maravillosa para que los viajeros puedan asistir a los Desfiles Oficiales del Carnaval que se realizan en el famoso sambódromo y bailar al ritmo de la samba.

Los itinerarios de los cruceros varían de tres noches como mínimo y pueden llegar hasta veinte, pero los más comunes suelen durar 8 días. Algunos cruceros no sólo recorren las costas brasileñas sino que llegan hasta Argentina y Uruguay. Hay alternativas para todos los gustos y también para todos los bolsillos, porque aunque antes los viajes en crucero eran muy “exclusivos” por su alto precio, en la actualidad eso afortunadamente ha cambiado.

Los viajes en crucero son una excelente manera de viajar sin preocupaciones, los barcos disponen de todas las comodidades, para los que lo deseen, ofrecen una gran variedad de excursiones que permiten visitar los principales atractivos de Río de Janeiro y de los demás destinos, aunque quien lo prefiera puede pasear libremente y a su ritmo.

Definitivamente, hacer alguno de estos viajes y llegar a Río de Janeiro en crucero es una de esas cosas que hay que vivir por lo menos una vez en la vida!

×